jueves, 3 de enero de 2013





No sabríamos temblar ante el miedo que se oculta tras un punto y seguido, si no fuésemos almas escritas. La vida es una línea de espacios disfrazados, que no nos advierte nunca del salto de renglón. 

Y el significado solo es humano cuando se lee a corazón abierto.
Dejando muchos espacios para la esperanza.

Así de vivos. 



2 comentarios:

  1. Hay que dejar muchos espacios a la esperanza, este año los va a necesitar todos, va a ser Tiempo de cerezas.

    ResponderEliminar
  2. Yo por las cerezas dejo lo que haga falta, escritor. Un abrazote.

    ResponderEliminar